¿Qué opinaría Lewis Carrol de la administración electrónica? ¿Y de los ODS?¿Están los personajes de Alicia inspirados en una idea visionaria de la administración en el SXXI? Leyendo y releyendo “Alicia en el país de las maravillas” y “Alicia a través del espejo”, podría decirse que sí. Por eso, cuando Berger-Levrault me invitó a colaborar en el primer número de su nueva publicación sobre nuevas tendencias del sector tecnológico BL. Conecta, con un planteamiento diferente, no lo dudé. Era el momento de ofrecer una mirada diferente al escenario que experimenta la administración en el momento actual y, en especial, con la mirada de las nuevas tecnologías, por supuesto, tomándome múltiples licencias…. 

En «La Administración a través del espejo. El futuro empieza hoy» nos preguntamos ¿qué hay de nuevo en la administración? En estos momentos de cambios e incertidumbres, de absoluta liquidez, hay que plantearse cómo afrontar los nuevos retos para que sean realidad, porque el futuro empieza hoy. Porque la ciudadanía, igual que Alicia, está muy lejos de encontrarse en el país de las maravillas, en la administración de las maravillas, más bien se aproximan a la pesadilla que le ha tocado vivir en el mundo a través del espejo. 

Para ello analizamos los distintos roles de algunos de los personajes más icónicos 

  • Ayudando a Alicia ¿Reformamos o Transformamos?
  • El conejo blanco: transformación digital y responsabilidad social a través de los ODS
  • ¿Cómo vencer a la Reina de Corazones?
  • Los desafíos del mañana: si el futuro empieza hoy ¿Cuál es el camino? 

Todo ello mediante la correspondiente asimilación de estos personajes con algunos elementos definitorios del momento actual según este esquema:

Si el futuro empieza hoy ¿Cuál es el camino? 

Estamos en un momento disruptivo y los cambios afectan tanto a los servicios, como a las personas o a los productos. En este futuro adelantado hay que afrontar esta disrupción como la desaparición de ciertos modelos, procesos, puestos, sistemas de trabajo y, en otros casos, su modificación, en la incorporación de las oportunidades que nos ofrezcan las tecnologías, pero también la creatividad. Y para ello resulta absolutamente estratégico definir el modelo de administración que se quiere alcanzar, pues, para establecer la hoja de ruta,como el gato dijo a Alicia, si no te importa a dónde vas tampoco importa el camino.

¿Cuál debe ser ese modelo? Una administración abierta, inclusiva, íntegra, innovadora, conectada y digital, que utiliza la información que le ofrece la era de los datos para el mejor servicio a  una sociedad abierta y democrática y una economía dinámica y sostenible, en la que la digitalización es un factor clave en la lucha contra el cambio climático y en la consecución de la transición ecológica. Una administración adaptativa, que gestione los riesgos de la disrupción, de los tiempos líquidos sometidos a vertiginosos e imprevisibles cambios, que obligan a pensar fuera de la caja y a salir de la zona de confort, con capacidad de reacción para trabajar en beta.  Porque, sin duda,  el futuro empieza hoy. 

Por eso si quieres ayudar a Alicia y conseguir que la Administración avance sigue leyendo aquí